How to start working out: self-motivation 101

Cómo empezar a hacer ejercicio: automotivación 101

No está ni cerca de ser un enigma que incorporar algún tipo de actividad física en la vida de uno es un gran paso hacia una forma de vida más saludable. Esto es comprensible: cambiar suele ser difícil. Cuando te enfrentas a algunas dificultades al comienzo de tu viaje personal que son inevitables, en realidad, pero que aún así te hacen dudar de tu decisión de comenzar todo este proceso, es un gran negocio empujarte hacia adelante y continuar mejorando tu estilo de vida.

 

La buena noticia es que solo las primeras dos semanas son difíciles de superar. Por lo tanto, el problema principal que tiene es encontrar una manera de hacer que este breve período de adaptación sea más fácil y agradable para usted. ¡La clave para eso es tener una fuerte motivación! Los siguientes consejos le ayudarán con esto.

 

Consejo #1. Establece metas definidas y realistas

Conocer las razones para hacer ejercicio te facilita empezar y continuar. Pregúntate por qué lo estás haciendo. ¿Es para estar más en forma? ¿Quizás quieres sentirte más fuerte? ¿O tal vez quieres cambiar algo en tu vida?

Será tu fuente constante de motivación, que es muy necesaria cuando eres nuevo en todo el asunto del entrenamiento.

Sin embargo, al establecer el objetivo, asegúrese de que sea alcanzable. Si un objetivo está demasiado lejos de usted, existe una gran posibilidad de que pronto se canse y se decepcione. Lo que realmente puede ayudar es dividir un gran objetivo en un par de pequeños. Alcanzando meta por meta, te quedas satisfecho con los resultados a medio plazo y quieres seguir consiguiendo aún más.

 

Consejo #2. Comience poco a poco 

Es bien sabido que el ejercicio debe hacerse de forma regular, pero no todo el mundo puede hacerlo. Sin embargo, la regularidad no implica la continuación.

¡Hacer ejercicio no significa dedicar 1 o 2 horas al día! Si no tiene ganas de entrenar durante una hora más o menos, no tiene suficiente motivación o simplemente no puede manejar tanto ejercicio todavía, intente engañarse y comience poco a poco. Incluso 5-10-15 minutos al día marcarán la diferencia en cómo te sientes al hacer ejercicio. El objetivo es acostumbrarse, aumentando gradualmente el tiempo y la carga.

Además, cuando ya estás inmerso en el juego de fitness pero pareces no tener motivación (lo que nos sucede incluso a los mejores de vez en cuando), este truco te ayudará a completar el entrenamiento más fácilmente. Te calientas, te levantas el ánimo y ni siquiera te das cuenta cuando termina el entrenamiento.

Recuerda y recuérdate a ti mismo que puedes hacerlo. ¡Tú puedes hacer que suceda!

 

Consejo #3. Haz lo que te gusta

Si no estás de humor para hacer ejercicio, no te obligues a hacerlo. En su lugar, reemplace un entrenamiento con otra actividad que le parezca atractiva.

No se trata de sentarse en el sofá, ver películas y comer montones de comida chatarra, sino de hacer ese tipo de entrenamientos que le resulten más agradables. Puede ser senderismo, andar en bicicleta, boxeo, yoga, pilates, trotar, saltar y bailar, etc. Sea lo que sea, asegúrate de hacer lo mejor que puedas en cada sesión, de ponerte a sudar y hacerlo de forma regular.

 

Consejo #4. Encuentra tu tiempo

Empezando a hacer ejercicio, piensa en hacerlo más adecuado para ti. Esto se trata no solo de elegir el tipo correcto de entrenamiento, sino también de la hora del día en que lo estás haciendo. Los entrenamientos matutinos, además de verse y sonar bien, pueden no ser para ti. Lo mismo podría ocurrir con los entrenamientos nocturnos: puede estar demasiado cansado para hacer ejercicio después de todo el día de trabajo.

Escucha a tu cuerpo y busca el momento en que estés en el pico de tu actividad biológica.

 

Consejo #5.Recompénsate a ti mismo

Aunque hacer ejercicio te hace sentir y verte bien, a veces simplemente no es lo que quieres. Y cuando no tienes motivación para hacer ejercicio, el sistema de recompensas es muy útil.

No lo confunda con la simple relación "usted hace, usted obtiene" porque simplemente no es bueno para construir una relación saludable con su actividad física habitual. Más bien, piense que para obtener algo que necesita hacer ejercicio, planifique algo agradable después de su sesión de entrenamiento para ayudarlo a superarlo más fácilmente.

No tiene que depender realmente de si entrenas o no, solo un simple estímulo funciona bien: ir a un spa, ver una película/programa de televisión, comprar algo deseable, etc. Solo asegúrese de evitar las recompensas con alimentos, ya que es fácil darse demasiado y estropear los resultados.

 

Consejo #6. Tómate una foto

Cuando te miras en el espejo, cambias constantemente de pose, tratas de encontrar los mejores ángulos, muestras tus "mejores lados". Sin embargo, sacarte una foto de cuerpo entero te permite mirar tu figura de forma más objetiva, analizar lo que tienes y con lo que puedes trabajar. ¡Sin embargo, no se trata de auto-humillación! Si no se ve como quería, no hay necesidad de entrar en pánico: todos comenzamos en algún momento, y todo lo que necesita es trabajar en la superación personal y ser persistente con eso.

Las llamadas “fotos del antes” nos ayudan a encontrar la motivación para cambiar algo en nuestras vidas. Mira las fotos de antes y después de otras personas: si ellos pudieron hacerlo, ¡tú también puedes!

 

Consejo #7. Estilo

Cuando te sientes bien con lo que llevas puesto, el proceso de hacer ejercicio se vuelve mucho más placentero. Por lo tanto, al comprar ropa bonita para hacer ejercicio, te estás dando una motivación adicional para comenzar a moverte y aumentar el ritmo cardíaco. Así que, ¿por qué no comprarte un buen top y unos leggins y disfrutar del ejercicio extra elegante?

 

Consejo #8. Mantenlo social

Se ha comprobado que tener un compañero de entrenamiento o unirse a un grupo de ejercicios es un gran impulso de motivación para hacer ejercicio. Además de las luchas compartidas, pueden mantenerse actualizados con los resultados, sus planes de entrenamiento y objetivos, inspirarse mutuamente para continuar con el trabajo duro. Si no tiene ningún conocido que se dedique a los deportes, los grupos de redes sociales lo ayudarán a encontrar personas con las que compartir su viaje de entrenamiento.

 

 

Hacer ejercicio a veces es complicado cuando no es algo a lo que estás acostumbrado, pero ese hecho no debería impedirte agregar actividades físicas a tu vida. Una vez que hayas superado la pereza y el malestar, estarás profundamente en el juego de fitness.

Con estos consejos en mente, comience su propio camino de entrenamiento sin vacilación ni postergación.

Primero formamos nuestros hábitos, luego ellos nos forman a nosotros.

.
Regresar al blog